El Euribor, principal indicador de las hipotecas variables, marcará un nuevo hito en sus 20 años de vida y está a punto de encadenar su quinta caída consecutiva. En concreto, el índice va camino de cerrar en julio en el -0,282% a falta de confirmar los dos últimos datos para que concluya este mes. El indicador marcó en marzo de 2018 su último mínimo histórico en el -0,191% y desde entonces, aunque se mantuvo en tasa negativa, no dejó de subir hasta un año después en marzo de 2019.

«Desde que el Euribor tocó fondo hace 16 meses, el indicador ha tenido un comportamiento muy inestable. Hasta marzo de 2019, el índice de referencia para las hipotecas variables parecía que se acercaba a cero hasta febrero de 2019, sin embargo, en marzo de este año se daba la vuelta y volvía a caer poco a poco. Este descenso ha sido más pronunciado en este mes de julio, donde algunos días la caída ha sido muy abrupta. Por ejemplo, el día 24 de julio llegó a cerrar en el 0,321% y durante ocho días se ha mantenido por debajo del 0,3%», analiza el director de Hipotecas de iAhorro.com, Simone Colombelli.

El pasado 25 de julio, el Banco Central Europeo anunció que mantenía los tipos de interés en los niveles actuales. La reacción directa del Euribor fue volver a caer y arrastrar al indicador hasta la cifra actual ya que se espera que los tipos se mantengan o bajen aún más por lo menos hasta el primer semestre de 2020. Con este dato, el Euribor encadena 41 meses en negativo desde que en febrero de 2016 registró el primer valor por debajo de cero. «La actual situación del Euribor es totalmente excepcional. La volatilidad del índice ha hecho que todas las previsiones sean incorrectas y a día de hoy no podamos prever cuándo cambiará de tendencia o si se acercará a cero en el medio plazo», apunta Simone Colombelli.

 

 

Publicado en ABC 30-7-2019