El largo horizonte de tipos cero y la caída en picado del euríbor han reavivado la competencia de la banca por el tipo fijo, con ofertas por debajo del 2%.

La apuesta de la banca por las hipotecas a tipo fijo ha hecho que sus intereses se hayan rebajado hasta un punto porcentual en los últimos meses con el objetivo de hacer frente a la prolongación del entorno de tipos cero anunciada por los bancos centrales. Esta situación, unida a las ligeras subidas en los tipos iniciales de los préstamos a tipo variable, ha hecho que ambos tipos comiencen ya a converger.

Fernando Rojas, experto de Analistas Financieros Internacionales (AFI), puntualiza que la evolución anual del precio de las hipotecas se podría dividir en dos periodos. Hasta junio, se produjo un incremento de la TAE media en la nueva producción –pasó del 2,34% de enero al 2,4% en mayo–, influenciada por el incremento de la concesión de las hipotecas a tipo fijo, el impacto de la obligación de la banca a abonar el impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD) y la nueva ley hipotecaria, que llevó a las entidades a actuar de forma preventiva y elevar los precios.

Desde junio, con la entrada en vigor de la normativa, la nueva concesión de créditos para la compra de una vivienda ha caído, así como el tipo medio. En julio, según el último dato proporcionado por el Banco de España, se situó en el 2,19%, como anticipo de las nuevas actuaciones del BCE. En junio, el organismo dirigido por Mario Draghi anunció los preparativos de más medidas que confirmaban el mantenimiento de los tipos en tasas negativas o en cero durante un periodo más largo de lo esperado.

 

 

Publicado en Cinco Días